Breaking News

Este martes, en Zapi?n, el Alcalde, Alfredo Lozoya, recibi? el estandarte de la ?XXIII Gran Cabalgata Villista?.

El tradicional acto implica el cruce de la Columna Villista del Municipio de Zaragoza a Parral, con el recibimiento de los cabalgantes en la comunidad de Zapi?n, donde descansar?n para continuar ma?ana mi?rcoles hasta Maturana.
Hasta el momento la suma es de cinco jornadas a caballo con recorrido promedio de 30 kil?metros diarios, de la Capital a Parral, sin dejar de lado la vertiente Ju?rez, que se suma desde el antiguo ?Paso del Norte?, recorriendo 580 kil?metros hasta la Capital del Estado y luego el trayecto a Parral, con 220 kil?metros m?s.
La proeza en s?, lleva 23 a?os llev?ndose a cabo, a partir de la iniciativa del extinto licenciado, Jos? Socorro Salcido, enfrentando desde la vicisitud econ?micas, clim?ticas y el operativo para garantizar la seguridad de los ?Dorados de Villa? y sus ?Adelitas?, que no son pocas, y hasta ?chilpayates? que vienen en el gran contingente.
El gusto por el evento que gira en torno a la figura de ?Francisco Villa? y su deceso en Parral, el 20 julio 1923, ha rebasados fronteras y a?o con a?o miles de visitantes del Estado, la Rep?blica y el Extranjero, acuden a presenciar el gran espect?culo de la llegada de la columna de la ?Gran Divisi?n del Norte?, a la tierra que le gust? a ?Pancho Villa?, hasta para morir.
El gran arribo de la Cabalgata Villista se dar? el pr?ximo jueves 19 de julio, cubierta la jornada de Zapi?n a Maturana y de Maturana a Parral, para que de nueva cuenta el esp?ritu del ?Mexicano m?s famoso en el mundo?, ingrese a Parral con sus ?muchachitos? por la v?a corta a Chihuahua, acompa?ado por el Gobernador, Javier Corral y el Alcalde, Alfredo Lozoya, haciendo recordar sus haza?as un d?a antes de ser asesinado cobardemente en el cruce de las calles Gabino Barreda y Ju?rez.
?Villa?, en esp?ritu, recorrer? las principales calles de la ciudad llevando los ideales de una lucha armada que cost? miles de vidas, buscando romper con la desigualdad social de un pueblo oprimido y explotado, que clamaba justicia poniendo la vida como precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas