Breaking News

Hoy Día de los Niños Héroes

Cada 13 de septiembre se celebra la “hazaña heroica” de los seis alumnos del Colegio Militar, aunque hoy es una de las fechas menos recordadas.

Desde niños, todos los mexicanos hemos escuchado el relato de los seis alumnos que dieron su vida en defensa de la patria, principalmente de aquél que tomó el lábaro patrio y se lanzó al vacío envuelto en él. La historia es al día de hoy una leyenda, y lo es por toda la narración que se formó alrededor de aquella batalla en el Castillo de Chapultepec.

¿Cómo un acontecimiento dramático de hace 174 años se convirtió en la leyenda que conocemos? y ¿cómo se instituyó en la conmemoración oficial de la guerra que el país vivió entre 1846 y 1848 contra Estados Unidos?

Hace 174 años México estaba en guerra con Estados Unidos. A pesar de los diversos enfrentamientos armados, los agravios estadunidenses, los muchos militares que participaron e incluso la fundación de la Guardia Nacional en septiembre de 1846, popularmente hoy sólo se recuerdan cuatro aspectos de aquellos años: la pérdida de la mitad del territorio nacional; la repetida “traición” del general Antonio López de Santa Anna; la batalla de Chapultepec; y la hazaña de Juan Escutia, uno de los seis jóvenes alumnos del Colegio Militar, conocidos como los Niños Héroes. A ellos se les conmemora cada 13 de septiembre su “hazaña heroica”, aunque hoy se trata de una de las fechas menos recordadas.

Chapultepec: 13 de septiembre de 1847

Después de un año y medio de guerra con Estados Unidos, el Valle de México contempló la llegada de un ejército de 10 mil efectivos al mando del general Winfield Scott. Su objetivo: capturar o amenazar la capital mexicana para iniciar las negociaciones de paz y buscar la cesión de los territorios de Nuevo México y la Alta California a su gobierno.

Así, un plan defensivo orquestado por los generales mexicanos, encabezados por Santa Anna,

contempló la formación de dos anillos defensivos alrededor de la capital para resistir al ejército invasor y asestarle un golpe al momento de comprometerse con alguno de los puntos fuertes de estas líneas -ya fuera Peñón Viejo, Mexicaltzingo o la hacienda de San Antonio-, y para ejecutarlo Santa Anna y el resto de generales concentraron 20 mil efectivos de diversas partes del centro y norte del país, entre militares y guardias nacionales.

Los primeros enfrentamientos se libraron el 20 de agosto de 1847 en Lomas de Padierna y Churubusco, al sur de la ciudad, con un resultado desfavorable para los mexicanos, por lo que la defensa se concentró en el perímetro de la capital. Tras un breve armisticio, el 8 de septiembre se libró al poniente del bosque de Chapultepec la batalla de Molino del Rey y Casa Mata, creyendo el ejército invasor que había una fundición de cañones y un almacén de pólvora en este sitio. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas